vehículo conectado

La revolución del vehículo conectado arranca en Europa

La distribución se encuentra en medio de un cambio de paradigma en el que debe afrontar el reto de superar un cambio de modelo de negocio. Hasta ahora se centraba en la comercialización de coches, pero ahora el reto es vender servicios de movilidad.

Cada año es más importante ofrecer a los usuarios trayectos diarios más rápidos, pero no solo eso, también el desafío está en hacer que esos trayectos sean más inteligentes, eficientes y ecológicos. Es ahí donde el coche conectado gana más protagonismo dentro del nuevo contexto de movilidad.

En este sentido, según un informe de Berg Insight, más de 15,6 millones de vehículos en toda Europa contarán este año 2022 con algún tipo de dispositivo que les permita la conectividad a Internet para optimizar sus trayectos y disminuir su consumo.

Esta “explosión” en la digitalización de la movilidad supondrá un gran reto y una gran oportunidad para el sector, que deberá cubrir las necesidades de sus usuarios y adaptarse a los cambios que esto traerá consigo, lo que llevará a un mayor pago por uso y una menor tendencia hacia la propiedad.

Según datos de Ganvam, en apenas diez años, casi siete de cada diez vehículos vendidos se destinarán a servicios de movilidad por suscripción, ya que lo más importante ya no será tener un coche, sino moverse. Además, el parque automovilístico español contará con más de nueve millones de turismos conectados en 2025, lo que supondrá alrededor del 35% del total, ya que gracias a esta tecnología servicios de movilidad podrán seguir creciendo.

Ante esta situación, todo apunta a que 2022 puede ser el año en el que arranque definitivamente la revolución del coche conectado en España y Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *