FernandoMiguelez

Ganvam reorganiza su cúpula ejecutiva con la incorporación de un nuevo director de Desarrollo

La patronal de la distribución crea una estructura horizontal de cuatro direcciones ejecutivas vinculadas directamente de presidencia.

Madrid, 14 de febrero de 2020.- La llegada de Raúl Palacios como máximo ejecutivo de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) ha traído consigo una reorganización de su cúpula directiva. A partir ahora se vertebrará en una estructura horizontal de cuatro direcciones ejecutivas (Corporativa, Financiera, Desarrollo y Comunicación) vinculadas directamente con presidencia donde desaparece la figura de la dirección general. De esta forma, la patronal de la distribución incorpora a Fernando Miguélez como nuevo director de Desarrollo.

Miguélez -licenciado en Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y con una trayectoria profesional de más de 20 años en el área comercial del sector automoción al haber sido máximo responsable de retail en marcas como Peugeot, Opel o BMW- estará al frente del departamento desde el que se potenciarán los productos y servicios que aumenten la competitividad de las pymes de la distribución asociadas a Ganvam.

Además, su experiencia en transformación digital como director de Desarrollo Comercial de la compañía de renting Arval, donde puso en marcha ya en 2006 un canal de venta online para pymes y autónomos (Arval Direct), le permitirá asumir las competencias de Agenda Digital.

Al frente de la dirección Corporativa, continuará Jaime Barea, con una trayectoria de más de 20 años en Ganvam, desde la que se intensificará el papel de lobby para garantizar un contacto fuerte y eficaz con el Gobierno, las Administraciones Públicas y los partidos políticos. Por su parte, como director Financiero continuará también Valentín Redondo, mientras que al frente de la dirección de Comunicación, se consolida Tania Puche.

Según el presidente de Ganvam, Raúl Palacios, “desde mi punto de vista la estructura jerárquica ha caducado y apuesto por la horizontalidad, por el liderazgo de servicio, donde el máximo directivo está en la base, al servicio de la organización y de su equipo, para facilitar el cumplimiento de los objetivos. De hecho, esta nueva estructura ejecutiva, que se enmarca dentro de la necesidad de cumplir los objetivos planteados en nuestro plan estratégico, permitirá tener una organización más moderna y ágil que además permitirá reducir el gasto y acelerar la recuperación del equilibrio presupuestario”.